Si crees en los sueños, se crearán

Me siento orgullosa, orgullosa de mí.

Por un momento, me quedé mirando mi brazo, mis cicatrices, y, no sé, se me vinieron muchas cosas a la cabeza, pero, no sé, rápido sonreí. No sonreí porque me sintiera orgullosa de todas ellas (las cicatrices), sonreí porque fui capaz de cerrar capítulos en mi vida que nunca pensé que se podían cerrar, quizá los cerré y no los tiré, pero aunque me los quedara, ya no duelen tanto como antes. Sonreí porque en mis últimos momentos de crisis, en los que creí que me moría, en los que creí que me mataban, yo no me hice daño por muchas ganas que tuviera, porque, del mismo respeto que hablaba en un texto que nunca me habían tenido pero yo conseguí tenerme, conseguí sentirme viva en ese momento que parecía que todo el mundo parecía quererme hundir. No sé, pero me sentí un tanto orgullosa, pero repito, no de las heridas en sí, sino de todo lo que he sido capaz de superar y estoy aquí, viva. 

Lo que parece olvidado, reaparece aparcado

Hoy me he dado cuenta que después de tanto tiempo, algo empieza a temblar. Pues, todo después de bajar sube, pero hasta estando arriba, puedes hundirte. Tampoco todo lo que florece es verdad, ni tampoco tan negativo, pero todo el mundo tiene derecho a permitirse un bajón, aunque estos vengan a partir de circunstancias.

Ese miedo a ellos pasó a esconderse medianamente, y medianamente. Aún así, olía fragancias que me parecían nauseabunda y las que me gustaban pasaron a odiarse. Lo mismo con algunas canciones y con ello, alguna de mi música. Y así con varias cosas.

Ya no había tanta distancia, pero sí respeto. Ya no había miedo, pero sí lo había. En principio puede ser que no, pero salía, iba a salir en cuanto menos me lo esperara.

Hoy, hoy lo he vuelto a descubrir, lo he vuelto a ver. Una noticia simple, pero amarga. Para mí. Y de verdad que he tardado unos minutos, en reaccionar, pues, estaba como paralizada, pero me dí cuenta de que alguien, de que un "él", iba a estar más cerca de mí de lo que me gustaría. No, no todos son, somos iguales y no todos hacen lo mismo, no siempre pasa lo mismo. Pero yo así lo siento. No sé qué pasará el día que llegue, ni cómo me sentiré, pero sí sé que, la ansiedad me corroe, el cabreo y la incertidumbre me han llenado y los nervios me han comido, pero sí, aquí estoy, aquí.

Quizá no tenga nada que ver el "él", el "ella", pero fue así como pasó, fue así como un verano dejó huella, fue así como se marcó. Y así me ha afectado ahora.

Hoy con la cabeza bien alta, puedo decir que, poco a poco, y no a nadie más que gracias a mí, he llegado a donde estoy, y, que no pasa nada si te caes si te levantas, mientras te levantes, que es bonito tener bajones para darte cuenta de todo lo que has subido y que viene bien hablar con terceros ajenos a tu persona para recordar, sacar, soltar, tus pasados, tus miedos, tus temores y así olvidar o por lo menos intentar todo lo que un día, más te amargo por dentro.

Feliz día, feliz fin de semana y feliz año, lectores.

Parece tanto y sabes que es tan poco.

Otra vez noche vieja y esos sentimientos de mierda, sobretodo hacia tu persona. Lo que iba a ser una noche en familia, se convierte en una noche de trabajo y al final cuatro personas en casa.

Rompo planes porque suceden otros nuevos y al final ninguno.

Al final la que sale rota soy yo.

Nunca sabes si quieres llegar al final de algo 100% y cuando llegas intentas retroceder. Qué duro es querer parar el tiempo y que sea tarde y con el, se va el tiempo perdido, el que no volverá ni mirando para atrás. Qué triste ver tus lágrimas, lágrimas producidas por gente no merecida. Que duro...

A veces solo hace falta que te extiendan una mano, el resto viene solo

Otro ataque de ansiedad después de que mi cabeza quisiera acabar con todo. Y de nuevo, me agobio. Y lloro. A día de hoy, hay cientos de miles de personas preocupadas por un virus que está matando a mucha gente, pero poca de da cuenta de la gente que mata el estrés, emocional, físico, cualquiera. Y, sí, claro que estoy...

8M

08.03.2020

8M. Día de la mujer trabajadora. DE LA MUJER. Hoy más que nunca he gritado fuerte en las calles "Tranquila, hermana, aquí está tu manada".

Por un momento, me quedé mirando mi brazo, mis cicatrices, y, no sé, se me vinieron muchas cosas a la cabeza, pero, no sé, rápido sonreí. No sonreí porque me sintiera orgullosa de todas ellas (las cicatrices), sonreí porque fui capaz de cerrar capítulos en mi vida que nunca pensé que se podían cerrar, quizá los cerré y no los...

Hoy me he dado cuenta que después de tanto tiempo, algo empieza a temblar. Pues, todo después de bajar sube, pero hasta estando arriba, puedes hundirte. Tampoco todo lo que florece es verdad, ni tampoco tan negativo, pero todo el mundo tiene derecho a permitirse un bajón, aunque estos vengan a partir de circunstancias.

Otra vez noche vieja y esos sentimientos de mierda, sobretodo hacia tu persona. Lo que iba a ser una noche en familia, se convierte en una noche de trabajo y al final cuatro personas en casa.

Me siento

28.09.2019

A veces es difícil expresar con palabras cómo te sientes, y no eres capaz. Unos al final acaban gritando y ni tan siquiera saben porque.No pueden parar. Otros lloran, otros pegan, otros rompen...

© 2019 Tomás el Viajero, P° de la Castellana 79, Madrid, 28046
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!